No es baladí la reacción de quienes defienden, desde el Movimiento de Vida Independiente, la necesidad de autogestión del apoyo de Asistencia Personal y del reconocimiento a la labor profesional de este -casi obligadamente- precarizado sector, destacando el peligro que supone aceptar la tecnificación del puesto para su desempeño, a través de programas formativos que permiten “adquirir una cualificación profesional”. En los últimos años, entidades vinculadas al modelo carcelario, en lo que al planteamiento institucionalizante de sus servicios se refiere, están aproximándose y acelerándose en el posicionamiento de la definición, formación y prestación del servicio de Asistencia Personal obviando el recorrido y la experiencia de las Oficinas de Vida Independiente activas en nuestro país desde 2006. Y tienen motivos suficientes si, como apunta Alfredo Olmeda,

“El capitalismo circula por todos aquellos cauces que pueden ser convertidos en mercancía. En el momento en el que una actividad puede ser cuantificable económicamente, en este caso, porque se transforma en trabajo asalariado, se convierte en mercancía y, en última instancia, siendo esto fundamental, en un potencial generador de plusvalía”. (2017. p. 49) [1]

Así, tus necesidades de apoyo son su negocio.

Parece necesario reflexionar a nivel político y normativo sobre esta herramienta que participa en la identidad de quienes entienden que la dignidad de cualquier vida es inherente a su existencia, independientemente de los apoyos que requiera, para intentar frenar el intrusismo y la apropiación de aquellos que solo ven en ella una oportunidad más para mantener el control de los servicios de “atención a la dependencia” (literalmente entendida y en su doble sentido).

Participar en el 2º Congreso Europeo de Vida Independiente puede ser una oportunidad para la reflexión conjunta, para crear red y buscar maneras creativas de analizar y dar respuesta a las barreras para el desarrollo de una vida independiente de quienes son sistemáticamente discriminados por su Diversidad Funcional.

Porque organizarse y participar es urgente.


[1] Olmeda, A. (2017). Del apoyo mutuo a la solidaridad neoliberal. ONG, movimientos sociales y ayuda en la sociedad contemporánea. Madrid: La Neurosis o Las Barricadas.


Autora: @paradojacoja