Las mujeres que funcionamos diferente a lo establecido socio-normativamente hemos sido históricamente invisibles y obviadas. En primer lugar, porque no hemos estado presentes en la esfera relativa a las mujeres, porque no se nos ha considerado deseables ni capaces de procrear y mucho menos de cuidar a otros ni a nosotras mismas, de modo que también se nos ha negado participar y crecer socialmente.

El espacio que se ha destinado para nosotras ha sido el de enfermas que requieren ser cuidadas y que son reconocidas por el diagnóstico. Sin embargo, somos deseables y tenemos deseo, hemos sido y somos capaces de procrear, de cuidar y cuidarnos, de trabajar y participar en cualquier esfera socio-política, como el resto de personas. Tan sólo requerimos de los apoyos necesarios, como es la Asistencia personal.

Por esto y por mucho más, tenemos la firme convicción de que es necesaria nuestra reivindicación y presencia activa en el 2º Congreso Europeo de Vida Independiente.


Tema de la intervención de Katja Villatoro en el Congreso.